El "pendiente"

Cuentan que hay una tradición napolitana que consiste en que cuando vas a un bar, además de pagar tu café dejas uno pagado para otra persona que vaya a ese bar en algún momento, pida un café y no lo pueda pagar. A este café pagado de antemano se le llama “el pendiente”, y que la tradición funcione se basa en la confianza: yo lo pago, el propietario del bar acepta mi dinero, y con ello se compromete a cumplir, es decir a ofrecer un café a esa persona que no pueda pagarlo. Yo nunca lo sabré, porque que lo haga o no depende de él.

Desde que leí esta historia me fascinó porque aúna dos valores fundamentales para que este mundo sea al menos “respirable”: la generosidad (muchas veces practicada precisamente por los que menos tienen) y la confianza (tan menoscabada últimamente especialmente en la vida pública).

Estamos viviendo momentos muy convulsos, y tras la tormenta sanitaria (que parecería que remite) se nos viene encima la económica. Con una virulencia insospechada. Muy pronto un desayuno será un lujo para algunos (si hay suerte), o para muchos (si no hay tanta suerte). Y la generosidad va a ser más crucial que nunca. Hay iniciativas maravillosas por parte de gente y organizaciones maravillosas. Pero nada va a sobrar. Todo se va a necesitar.

¿Y si instauramos los “pendientes”? Los pequeños gestos quizás arreglan poco, pero lo que sí hacen es ser muy simbólicos. Sería una bonita forma de demostrar (y sobretodo demostrarnos) que hemos entendido algo de todo lo que nos está pasando. Y de que alguien sienta que a pesar de todo cuenta para alguien.

236 vistas1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo

Palabras Vacías

Leo una maravillosa frase de Jordi Évole en homenaje a Rosa Maria Sardà que dice: “Uno hace el ridículo cuando intenta animar con frases vacías” Y me remueve profundamente. Porque es tan verdad como l

Bendito Skype (y otros).

No podemos estar juntos. No podemos cenar, desayunar, charlar tranquilamente, quedar para una cerveza. Nada. Tenemos que estar en casa y como mucho pasear, (o hacer deporte individual, pero en los hor

Acompañar la tristeza

Siempre hemos explicado que la tristeza se acompaña con la presencia, con el abrazo, con el tacto. Que hay pocas palabras que sean adecuadas, y que son muchas las veces que en un intento de consuelo d

ENCUÉNTRANOS

C/Muntaner 443 ppal. 08021 Barcelona

coordinacion@ferranramoncortes.com

LEGAL
DESIGN BY RE- Júlia Ruiz
© Institut 5 Fars 2020
ESCRÍBENOS
  • Instagram
  • Twitter
  • YouTube
  • LinkedIn