"Skin hunger" (hambre de piel)

Actualizado: abr 24

Leí hace ya muchos años un reportaje acerca de cómo los bebés que no recibían contacto físico de sus padres (caricias, abrazos y mimos) crecían con importantes carencias tanto a nivel emocional como físico (en concreto mostraban cierta tendencia a desarrollar determinadas patologías). El efecto se conoce como “skin hunger” y se podría traducir como “hambre de piel”.

Y nos vemos ahora, por emergencia sanitaria, confinados en nuestros hogares, por un período de tiempo que se alarga (y me temo se alargará) mucho más de lo que deseamos.

Hablamos con los amigos, nos vemos en Skype, pero estamos empezando a sentir intensamente el “hambre de piel”. Nos mandamos mensajes entrañables (y que dure, por favor), pero no nos podemos abrazar. Cada conversación, cada face-time termina con un beso al viento, o con un abrazo simbólico, que nos toca el corazón pero no nos toca la piel.

No podemos hacer nada. No debemos hacer nada. El confinamiento es necesario -nos lo dicen los expertos- y la responsabilidad de mantenerlo a rajatabla es nuestra. Pero sí hay una forma de mitigar, hasta cierto punto, la situación en la que nos encontramos. Consiste en crear interacciones con sentido. Susan David, Psicóloga de la Harvard Medical School, explica que la soledad tiene que ver sobre todo con si las interacciones tienen sentido o no. Con si compartimos verdaderos sentimientos. Si profundizamos en nuestras relaciones, seguiremos con “hambre de piel”, pero no nos sentiremos necesariamente solos.

Para quien ha pasado hambre literal (nuestros abuelos nos los contaban de la post guerra) la comida es sagrada. No se desperdicia. Y deja de ser algo “que está siempre allí” para ser valorado cada día. Ahora que nos toca pasar “hambre de piel”, aprenderemos a valorar los abrazos, el contacto físico, el cara a cara presencial. En el futuro viviremos -seguro- con mucha más comunicación online, y estará bien, pero ¡qué necesidad y qué ganas de un buen, buen abrazo!

Preparaos, al menos mis amigos, cuando nos podamos cruzar libremente por la calle. Alguna costilla crujirá en nuestros abrazos.

ENCUÉNTRANOS

C/Muntaner 443 ppal. 08021 Barcelona

coordinacion@ferranramoncortes.com

LEGAL
DESIGN BY RE- Júlia Ruiz
© Institut 5 Fars 2020
ESCRÍBENOS
  • Instagram
  • Twitter
  • YouTube
  • LinkedIn