Explosiones emocionales

January 20, 2010

A veces “perdemos los papeles”. Explotamos emocionalmente diciendo y haciendo cosas de las que nos arrepentimos en poco tiempo. ¿Qué nos provoca? ¿Lo podemos controlar?

 

por Ferran Ramon-Cortés

 

Teníamos en la oficina un compañero que era dado a las explosiones emocionales. Las discusiones con él, (legítimas discusiones de trabajo, nada personal), solían terminar con manifiestas pérdidas de papeles, en las que los reproches, las salidas de tono y hasta los insultos se sucedían sin control. Lo sabíamos, y conocíamos la señal: un temblor en el labio y en las manos que indicaban que estaba a punto de explotar.

 

Él no lo pasaba bien, y me consta que hacía lo posible (como hacemos todos los que somos dados a este tipo de explosiones) por intentar controlarse. Lo cierto es que poco a poco la gente dejó de sentirse cómoda trabajando con él. Porque lo dicho en una explosión emocional, por más que entendamos que es eso, una explosión emocional, dicho queda. Y en ningún caso es neutro para las relaciones. En su caso, los que habían vivido sus explosiones emocionales en directo no tenían ganas de repetir la experiencia, y esto hizo que renunciaran a trabajar con el a pesar de su sobrado talento, y que con el tiempo se fuera quedando solo.

 

El “efecto gaseosa”

 

Todos sabemos lo que ocurre cuando agitamos violentamente una botella de gaseosa, y seguidamente abrimos el tapón. No hay forma humana de controlar el pegajoso líquido que sale a presión salpicándolo todo. El estropicio está servido.

 

Pues bien, nuestras emociones son como la gaseosa. Si algo las agita, y de forma inmediata dejamos que salgan fuera, saltan por los aires causando verdaderos estropicios. Cuando discutimos con alguien, cuando recibimos mensajes que nos remueven por dentro, nuestro interior se convierte en un cúmulo de sentimientos agitados, que si abrimos la botella, es decir, respondemos de forma impulsiva soltando todo lo que nos viene a la cabeza, provocamos verdaderos desastres de los que nos arrepentimos inmediatamente y que causan grave daño en nuestras relaciones.

 

Las respuestas en caliente ante lo que experimentamos como una agresión nunca van a ser ni mesuradas ni constructivas. Es esencial pues encontrar mecanismos que nos ayuden a mantener el control, y a posponer la réplica inmediata, que no ayudará en ningún caso.

 

Una gaseosa agitada no puede abrirse al instante. Si la dejamos reposar, al cabo de un cierto tiempo, podremos abrirla. Mantendrá todavía cierta presión, pero si lo hacemos con cuidado no pasará nada. Así, ante algo que nos agita debemos intentar evitar las reacciones inmediatas. Hay que tomarse un poco de tiempo, y dejar que “baje un poco la presión” para, recuperada la serenidad, y poder responder cuidadosamente. Sólo así evitaremos palabras que desearíamos no haber pronunciado, y daños irreversibles en nuestras relaciones. Hay que contar hasta 10 antes de responder, como decían las abuelas. O hasta 100, o hasta 1.000 si es necesario.

 

Una reacción natural

 

Sería deseable poder siempre actuar con serenidad ante las palabras de los demás. Pero lo cierto es que muchas veces las circunstancias “nos pueden”. Esto es así porque cuando nos sentimos atacados, dejamos de actuar conscientemente y es nuestro cerebro límbico quien toma el control. El cerebro límbico es como un “piloto automático” que actúa para defendernos cuando estamos en peligro, y como tal, sólo sabe hacer dos cosas: atacar o huir. Estas son las dos clases de reacciones que tenemos generalmente con los prontos: o reaccionamos violentamente con toda clase de reproches (atacar) o dejamos plantado al otro sin más explicaciones (huir). En cualquiera de los dos casos, es importante entender que no acabamos de ser conscientes de nuestro comportamiento. El piloto automático (el cerebro límbico) nos conduce más allá de nuestra voluntad. Por esto cuando recuperamos la serenidad, y volvemos al control consciente en nuestro cerebro, la mayoría de las veces nos sorprendemos nosotros mismos de las reacciones que hemos tenido, y pagaríamos por no haber dicho o hecho lo que acabamos de decir o hacer.

 

Entendido este proceso, la clave no está en limitar nuestras respuestas automáticas, cosa que está fuera de nuestras posibilidades. La clave está en reconocer los estadios previos a la pérdida de control consciente, para que ésta no se produzca. Es en este instante anterior en el que aún podemos tomar nuestras decisiones en el que debemos actuar, y evitar el desastre. El autocontrol debe producirse en fase de alarma, porque cruzado el límite ya no lo podremos ejercer.

 

No “quedarse las cosas dentro”

 

Podemos controlar los prontos en esta fase de alarma, evitando nuestra reacción descontrolada. Pero ello no significa que nos quedemos dentro los sentimientos. Que nos los traguemos sin ninguna acción por nuestra parte. Porque los sentimientos que no se comunican, que no salen fuera, se van acumulando. Y cuando salen –es inevitable que lo hagan tarde o temprano- lo hacen en el peor momento y del modo más inoportuno. Es por tanto aconsejable abrir la botella de vez en cuando y dejar que salga la presión acumulada. Encontrar el momento y la disposición mental para poder hablar las cosas y no guardárselas dentro. Para dialogar con quienes nos han herido, o para responder serenamente a quienes nos han atacado. No es bueno hacer como si nada hubiera pasado y pasar página, porque las emociones no se extinguen por si solas. Al contrario: les damos vueltas y más vueltas, las alimentamos interiormente, hasta el punto de crear “pequeños monstruos” que saldrán a la luz el día menos pensado. Así como ante algo que nos hiere la inmediatez en la reacción es siempre una mala estrategia, el no hablar del tema nunca y quedárselo dentro es una estrategia igual de mala o peor.

 

El trabajo de fondo

 

Podemos trabajar en el autocontrol para evitar las explosiones emocionales, identificando nuestros síntomas de alarma y tomando las decisiones oportunas antes de la explosión. Pero para superarlas definitivamente tenemos que ir un paso más allá, y aprender de ellas. En el origen de una explosión emocional, o de un pronto, siempre encontraremos algo que nos hiere. Un reproche, un insulto, un comentario malintencionado..., alguna cosa que vivimos como una agresión. Es importante, además de no perder el control, analizar y entender por qué este comentario nos hiere, y trabajar intensamente sobre ello. Este es el trabajo que de verdad erradicará nuestra tendencia a las explosiones emocionales, y el que supondrá el verdadero crecimiento.

 

Lo que nos hace especialmente vulnerables a las explosiones emocionales no es sólo la falta de autocontrol. Es sobretodo la percepción de sentirnos atacados, y en donde nos sentimos especialmente atacados es en aquellas cosas en que nos sentimos inseguros. Así, el reproche que nos hace saltar nos está dando una inenquívoca pista de una área de nuestra vida en las que nos sentimos inseguros, y sobre las que debemos trabajar.

 

Podemos aprender mucho de los prontos, porque nos están enseñando nuestras vulnerabilidades, y nos muestran los aspectos en los que como personas todavía podemos crecer.

Please reload

Ferran Ramon-Cortés | Habilidades de Comunicación