¿Nos entendemos en la red?

January 1, 2014

E-mails, WhatsApp, sms... nos comunicamos por la red cada vez más. La pregunta es: ¿nos entendemos de verdad?

 

Las nuevas tecnologías están aquí para quedarse, y ciertamente nos hacen la vida muy fácil a nivel relacional. El debate es: ¿podemos expresar con mensajes en la red exactamente lo que queremos expresar? Y como consecuencia: ¿nos entienden bien quienes nos tienen que entender?.

 

Desde posiciones más puristas nos advierten que la comunicación por internet nunca podrá ser del todo bien interpretada, ya que no se expresa ni el tono ni el lenguaje no verbal, algo que cobra muchísimo peso en el cara a cara y que explica mucho del sentido o la intención de un determinado mensaje. Y probablemente es cierto.

 

Y algunas voces nos señalan que el tono si existe, (por ello se inventaron, por ejemplo, los emoticonos) y que los que niegan la virtud de la comunicación por internet es porque son de otra generación que no comprenden los nuevos códigos. Y probablemente también es cierto.

Desde mi punto de vista hoy (y probablemente deba revisarlo dentro de un tiempo, a la vista de la velocidad con que todo cambia), la comunicación por internet es una maravillosa oportunidad de relación entre personas, pero no funciona siempre y universalmente. En mi experiencia, sigue siendo muy difícil interpretar correctamente un mensaje por e-mail (por ejemplo), si no tenemos experiencia de relación directa cara a cara con la persona que nos lo envía.

 

Cuando tenemos un bagaje de relación bien cimentado, podemos interpretar con extrema precisión un mensaje escrito; la construcción de la frase, una negrita, un punto y aparte, un adjetivo en un lugar preciso... todo tiene sentido y un sentido muy particular y preciso. Tenemos instrumentos de lenguaje para dar tono e intención a lo que escribimos. Pero cuando no tenemos este bagaje, la cosa cambia. Los matices se interpretan de forma distinta, y los malentendidos están servidos.

 

Mi posición hoy al respecto: bienvenida la comunicación por internet entre los que nos conocemos bien y cara a cara, o incluso con los que nos podremos relacionar cara a cara en algún momento. Y tengamos prudencia con aquellos con los que no nos conocemos en persona, pues puede ser una gran fuente de malentendidos. Tengamos al menos la prevención de ser mucho más cuidadosos y explícitos en las palabras, no dejando margen de interpretación.

 

Internet nos está ayudando mucho relacionalmente. Pero mirarnos a los ojos nos sigue dando una información insustituible, que tarde o temprano necesitamos si queremos de verdad entendernos.

Please reload

Ferran Ramon-Cortés | Habilidades de Comunicación