Decir "No"

April 20, 2019

Habíamos invitado a una pareja de amigos a cenar. Llegaron con un buen retraso, y lo más significativo: llegaron enfadados. Habían estado discutiendo porque él había salido del trabajo demasiado tarde, sin tiempo para prepararse y llegar a la cena.

Cenamos tranquilamente, charlamos, compartimos un buen vino, pero él seguía huraño. Al despedirnos, y en un aparte me dijo: la verdad es que estoy enfadado conmigo mismo, porque hemos llegado tarde a una cena que nos apetecía mucho, me he peleado con mi mujer, y lo que me ha retenido en el trabajo ni era importante ni tenía que haberlo hecho: simplemente no he sabido decir que no…

A algunos de nosotros nos cuesta muchísimo decir que no; nos parece que defraudamos a los demás, que les hacemos un feo. Y creo que no tenemos suficientemente en cuenta dos cosas: la primera es que mucha gente cuando nos pide cosas simplemente prueba a ver si cuela, y si les decimos que no, no pasa nada. La segunda, y verdaderamente importante es que casi nunca nos paramos a pensar a qué renunciamos cuando aceptamos cosas que no deberíamos aceptar. La renuncia suele ser en forma de tiempo personal, y vivencias personales, probablemente lo que más nos importa.

Se que mi amigo empieza a dar algunos noes, porque se da cuenta que en algunos casos no tiene sentido renunciar al tiempo con los suyos por compromisos con desconocidos a los que a lo mejor ni vuelve a ver. Yo he decidido seguir sus pasos.

Y vale la pena recordar también que como dice mi admirado Sergio de Miguel, “no decir sí no es decir no”.

Please reload

Ferran Ramon-Cortés | Habilidades de Comunicación