No juzgar

April 20, 2019

Durante muchos años he recomendado con entusiasmo, a las personas que me consultaban, que dejasen de hacer juicios. Pero esto es muy difícil. Hacemos juicios cada día y a cada momento, así que dejar de hacerlos es titánico.

Ahora recomiendo una cosa distinta: no tanto que no hagamos juicios como que tomemos consciencia de que los hacemos. No se trata de no hacerlos (algo inaccesible para muchos de nosotros) sino de ser conscientes de que los estamos haciendo. Decirnos a nosotros mismos cuando los hacemos: “esto es un juicio”.

¿Y por qué? Pues porque los juicios, lo que hacen es condicionar nuestra percepción de las personas. Y si somos conscientes de ellos, este condicionamiento se puede evitar.

Si decido que alguien es prepotente, sólo por el hecho de emitir este juicio pasaré a captar de ella y de forma notoria todos los comportamientos prepotentes que tenga. Y me pasará desapercibido el resto.

En cambio, si al calificarla de prepotente (cosa que no puedo evitar hacer en un momento dado) soy consciente de que eso es un juicio, puedo evitar que me condicione. Puedo yo mismo ponerlo en entredicho, y permanecer abierto a captar muchos otros matices de su comportamiento.

Somos máquinas de juzgar. Aceptémoslo y seamos conscientes de ello. Porque saber que lo hacemos es probablemente lo que más nos puede ayudar.

Please reload

Ferran Ramon-Cortés | Habilidades de Comunicación